Compartir

Las dos detenidas por presunta implicación en la muerte de Isabel Carrasco se han mostrado tranquilas ante la Policía y han negado la autoría del crimen, según informa El Diario de León. La madre y la hija están siendo interrogadas mientras las autoridades buscan el arma homicida en las inmediaciones del lugar del crimen y buscarán en el río Bernesga si no aparece.

“No entiendo que hago aquí”, es lo primero que ha dicho María Montserrat González, la madre imputada por el asesinato de Isabel Carrasco. Se encuentra en la Comisaría de León y tanto ella como su hija se han mostrado frialdad y un guión para negar rotundamente su relación con el crimen.

Madre e hija mostraron desde ayer una gran extrañeza por la detención y se han declarado inocentes en todo momento. El padre y marido de éstas ha sido excluido de la investigación aunque todo apunta a que utilizaron su arma para disparar a la presidenta de la Diputación de León.

Las fuentes consultadas apuntan a la madre, María Montserrat González,
como autora de los disparos, tras los primeros indicios recabados en
torno al suceso. La hija, Montserrat Triana Martínez González, también
fue militante del PP y candidata a las elecciones de Astorga. Ambas
defienden su inocencia
mientras la Policía busca el arma homicida
alrededor del que servirá para aportar datos a la investigación.

Isabel Carrasco fue asesinada la tarde de ayer mientras cruzaba la pasarela que une su casa con la sede del Partido Popular. Un testigo ha afirmado que fue rematada en el suelo tras recibir varios tiros, lo que apuntó a la venganza personal como hipótesis en todo momento.