Compartir

La joven estadounidense Megan Sugg tendría que haberse graduado el próximo 10 de junio junto al resto de sus compañeros de instituto. Sin embargo, su instituto ha decidido organizarle un acto de graduación antes de lo previsto. El motivo es que la madre de la joven, de 47 años padece un cáncer terminal que se ha agravado en la última semana. 

Ante esta situación, la escuela de secundaria Glen Burni organizó una ceremonia de graduación especial en casa de Megan junto a toda su familia, ya que sabían de la ilusión que tenía la joven por que su madre pudiera ver cómo se graduaba.

El instituto organizó todo en apenas unos días. Celebraron el acto en casa de la familia Sugg y la directora incluso leyó un emotivo discurso: “teníamos muchas ganas de darle a su familia un momento tan especial”, ha asegurado. 

“Yo estaba feliz de que mi madre pudiese ver mi graduación, pero al mismo tiempo era difícil ver su estado” ha asegurado Megan Sugg para New York Daily News. Ahora la joven quiere seguir estudiando para ser dietista.