Compartir

Fabiane Maria de Jesus, tenía 33 años y era madre de dos hijas. Su cuerpo quedó maltrecho tras se agredida salvajemente hasta la muerte en plena calle y por vecinos de Sao Paulo. Varios vídeos colgados en Facebook lo atestiguan. A Fabiane la lincharon porque una página en Facebook había subido un supuesto retrato robot de una mujer que hacía magia negra y estaba secuestrando niños en Guarujá, municipio costero cercano a São Paulo.

El rumor sobre su parecido se propagó y, el sábado, cuando Fabiane llegaba a su casa, fue atacada, amarrada y golpeada durante más de dos horas. La víctima no se sobrepuso de las heridas y murió el lunes.

Este caso no es único y se suma a los episodios de linchamiento ocurridos por que la población busca la llamada justicia popular. La cuestión está clara en Brasil y ha suscitado un encendido debate: Fabiane era inocente. ¿Pero y si ella fuese culpable?, como se pregunta El País.

En Brasil, la legislación no tipifica el linchamiento. Además, es difícil identificar a los autores de este tipo de violencia porque ocurre en las periferias de las ciudades, en las llamadas comunidades, donde los vecinos saben y conocen mucho la vida del otro.Como ese tipo de acto no se ve como un crimen, lo que impera en la comunidad es la ley del silencio: Nadie presta testimonio y nadie denuncia, dificultando el trabajado de la policía al investigar y punir tales actos.