Compartir

En sus declaraciones, Abbott ha resaltado además que la zona de búsqueda “se ha reducido considerablemente” a raíz de la detección de dichas señales, según ha informado la cadena de televisión australiana ABC.

El primer ministro australiano, que se encuentra de visita oficial en China, ha dicho sin embargo que la nitidez de las señales está empezando a perderse, probablemente a causa del agotamiento de las baterías.

Las palabras de Abbott han llegado apenas un día después de que expertos de Australia y de Estados Unidos confirmaran que las señales pertenecen a una caja negra, si bien el coordinador de las tareas de búsqueda, Angus Houston, no quiso detallar si pertenecen al vuelo desaparecido.

Este mismo viernes, Houston ha afirmado que, en base a los últimos trabajos de rescate, “no ha habido cambios importantes” en la situación. “Facilitaré una nueva actualización si hay nuevas informaciones”, ha agregado.

Asimismo, el Centro Conjunto de Análisis Acústico de Australia (AJACC) ha emitido un comunicado para descartar que las señales detectadas durante la jornada del jueves pertenecieran a una caja negra. “El AJACC ha analizado las informaciones acústicas y ha indicado que las señales detectadas probablemente no están relacionadas con la caja negra de un avión. Continuarán las investigaciones”, ha valorado Houston.

“Es vital recopilar toda la información posible mientras las baterías sigan activas. La decisión sobre el despliegue de un vehículo submarino autónomo se tomarán en base a los consejos de los expertos a bordo del barco 'Ocean Shield'“, uno de los principales utilizados en las tareas.

En cualquier caso, Houston ha advertido que, en caso de localizarse el avión, las tareas para recuperar los restos de la aeronave serán extremadamente complicadas.

Las autoridades australianas admitieron el martes que se agota el tiempo para localizar las cajas negras del vuelo de Malaysia Airlines, ya que la batería de las mismas tiene una duración máxima de un mes, periodo de tiempo que ya se ha cumplido.

En la actualidad, seis países están colaborando en la búsqueda del avión de Malaysia Airlines: Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Japón, China y Corea del Sur.

A finales de marzo, la compañía aérea comunicó a los familiares de los pasajeros del vuelo MH370 que todas las personas que viajaban a bordo del Boeing 777-200 ER están muertas.

En un mensaje de texto SMS, la compañía comunicó a los familiares que “lamenta profundamente” que tengan que asumir “más allá de toda duda razonable que el MH370 se ha perdido y que ninguno de los que estaban a bordo ha sobrevivido”.