Compartir

El caso de Valdeluz sigue arrojando testimonios desoladores que provocan aún más la indignación sobre este caso de abusos sexuales a menores. Andrés Díaz fue detenido por tocar a sus alumnas, unos hechos que el psicólogo del colegio conocía y no denunció. Unos abusos que podrían haber comenzado en el año 2006 cuando una menor denunció que en una ocasión el profesor le introdujo un dedo en su vagina pero nadie lo hizo caso. A pesar de todo, muchas alumnas coincidían en que lo que intentaba era crear un ambiente familiar en las clases de Música y Piano.

El diario El Mundo ha hecho públicas unas declaraciones sobrecogedoras en las que una menor cuenta como al principio el comportamiento del profesor era normal. “Comenzó a tocarme la mano y luego me metió su mano dentro del pantalón y las bragas, al día siguiente me acarició la vagina, creía que lo que hacía formaba parte de la clase aunque me sentía muy rara”, cuenta una menor.

La menor añade una escalofriante frase, “siento mucho lo que ha pasado, lo siento mucho, tendréis que perdonarme”. Declaraciones de chicas de corta edad que salen a la luz tras la detención de Andrés Díaz, que durante años fueron invisibles. “Comenzó a darme besos en la boca y me decía que me iba a subir la nota, me obligaba a abrir su cremallera y a meter la mano”.

Por su parte, los directores del colegio Valdeluz Agustinos de Madrid han decidido mirar para otro lado y mentir sobre el conocimiento de estos abusos a menores.