Compartir

Cabezas humanas tostadas. Ese era el ingrediente principal de muchos de los platos que servía el restaurante de un hotel en Anambra, Nigeria. Una especialidad “muy costosa y selecta”, según las fuentes que recoge The Independent, por la que la policía ha clausurado el local y ha detenido a 10 empleados del establecimiento.

Cuando un comensal se disponía a comer “carne selecta” de un alto precio, en realidad estaba consumiendo cabeza humana. En la carta no aparecía con este nombre, conscientes del delito de la alarma generalizada que causaría entre sus clientes, pero la ofertaban como un producto de extrema calidad.

Una vez destapado la estafa y el canibalismo que escondía este plato, cientos de clientes del restaurante se han desplazado a los centros hospitalarios para someterse a exhaustivas pruebas médicas que descarten cualquier tipo de infección.

Lo más alarmante es que no se trata del primer caso de canibalismo en el país africano. La policía de Nigeria ha detectado varios casos en las últimas semanas, aunque este es el primero en un restaurante.