Compartir

Un agente de la policía local de Santa Eulalia (Ibiza) ha sido grabado con el móvil por un compañero mientras se mofaba por teléfono de un vendedor ambulante.

El policía, vestido con el uniforme, sostiene una caja de gafas de sol en la mano mientras habla por el móvil con el vendedor.

“Sí, sí, no se preocupe que sus gafas están bien”, parece decirle a un vendedor mientras trata de aguantarse la risa. “No se preocupe que mañana se las entregamos. Venga, buenos días señor negrito, adiós”, da por finalizada la conversación.

Después de colgar, coge la caja y le da una patada por los aires. Entre risas, su compañero corre a pisotear los restos. La noticia, difundida por Crónica Balear, ha causado un enorme revuelo en el cuerpo, y el Ayuntamiento de Santa Eulalia ya les ha citado para que les cuenten su versión de los hechos.

Las imágenes que han visto la luz tienen tres años y fueron grabadas durante la temporada turística.