Compartir

Impresionante y lamentable historia la que llega de Assam (la India). Una madre mató a uno de sus hijos gemelos de cinco meses para salvar al otro. Al parecer, había tenido un sueño revelador en el que le decían que si no mataba a uno de ellos, morirían los dos.

Tras quemarlo, la madre abandonó el cadáver del bebé en una zona boscosa, donde lo enterró.

Fuentes policiales informaron de que el sacrificio se realizó durante un ritual en Sonari. La mujer había acudido a un brujo para comunicarle el sueño que había tenido. Éste le aconsejó realizar plegarias y quemar al gemelo para “apaciguar” a Dios.

La brujería, muy extendida en la India, ha causado 186 muertes violentas desde 2009.

En las áreas tribales son frecuentes los sacrificios humanos y los linchamientos a mujeres acusadas de practicar magia negra.

Algunas corrientes de la tradición hindú, como el tantrismo, han realizado a lo largo de su historia rituales con sacrificios humanos. Aunque prácticamente está erradicada, siguen existiendo casos de infanticidios.