Compartir

Asunta Basterra, la niña de 12 años hallada muerta en una pista forestal en Teo, ingirió grandes dosis de un ansiolítico según han revelado los análisis toxicológicos, concretamente de lorazepam, un compuesto químico que se comercializa con las marcas comerciales de Orfidal o Idalprem.

Desde el principio se especulo con la pequeña Asunta hubiera sido drogada. Lo que aún se desconoce es cuándo pudo ingerir esta elevada dosis de medicamentos y cómo se le administraron. Para ello el juez trata de reconstruir los hechos del día de su muerte cuando, al parecer, la niña comió junto a sus padres Rosario Porto y Alfonso Basterra en el piso de éste.

¿Y EL MÓVIL?

Lo que cada vez resulta menos claro es cuál podría ser el móvil de los padres si es que realmente son responsables de la muerte de su hija. Si bien desde el principio se ha apuntado a posibles problemas económicos, ayer se desveló que el testamento de los padres hacía a Rosario Porto beneficiaria  de sus bienes.