Compartir

Sin embargo la madre era la heredera de los bienes del abuelo, y pese a que sus antiguos abogados (antiguos porque han dimitido los dos abogados del padre y la madre de Asunta) han dicho que Asunta no recibió ningún bien, las mismas fuentes cercanas a la familia aseguran lo contrario a 'El Mundo'. La madre, según ha publicado el diario que dirige Pedro J. Ramírez, tenía problemas económicos graves. Estaría relacionada entonces con negocios marroquís que la habrían arruinado, por lo que una supuesta razón económica se está barajando entre otras posibilidades.

Messaoud El-Omar, el amigo marroquí de Rosario Porto con el que tenía negocios, está imputado por explotar inmigrantes; supuestamente les ofrecía buenas condiciones de trabajo en España muy alejadas de la realidad que se encontraban al llegar, donde eran forzados a trabajar en condiciones evidentemente ilegales como cuenta 'La Voz de Galicia'.

Algunos medios llegan incluso decir que Rosario Porto y él eran amantes, pero lo más importante es sus negocios de inversión inmobiliaria.

Rosario Porto Ortega pertenece a una distinguida familia gallega

Rosario Porto Ortega es una conocida abogada compostelana perteneciente a una distinguida familia gallega. Tras licenciarse en Derecho en Santiago de Compostela amplió sus estudios en universidades británicas y francesas. A los 27 años fue nombrada cónsul honoraria de Francia, cargo en el que sustituyó a su padre, también abogado de profesión y que había ostentando este cargo durante 25 años.

Rosario hija del abogado Francisco Porto Mella y la profesora de Historia del Arte de la Universidad de Santiago Socorro Ortega Romero, heredó de sus padres un importante patrimonio, que incluye viviendas en Santiago, Vilanova de Arousa y Montouto (Teo), muy cerca de donde apareció el cadáver de la pequeña.

Por su parte Alfonso Basterra, era un periodista vasco que llevaba en Galicia más de 20 años y se dedicaba a temas relacionados con la economía.

Sin embargo a pesar de tener dos carreras tan brillantes, en los últimos años los dos padres de la pequeña habían ido dejando de lado sus trabajos.

El otro abuelo de Asunta, Ramón Basterra, ha concedido una entrevista a Telecinco en la que se pronuncia: “Sospecho que mi hijo ha encubierto a su exmujer”.

Por lo visto, Charo (como llaman sus allegados a Rosario) es el amor de su vida para Alfonso Basterra como cuenta su padre, el otro abuelo de Asunta. Por eso, como él ha declarado “sospecho que como está enamoradísimo mi hijo la ha encubierto”.

Además explica que su hijo es muy sacrificado y cariñoso, que se paseaba todos los días con Asunta y que “más talento que él no se podía tener”. Su hijo le llamaba a menudo para hablarle de Asunta, contándole lo lista que era y lo bien que hablaba inglés; próximamente iban a apuntarla a clases de chino.

Durante toda la entrevista el abuelo se muestra cercano a su hijo, preocupado por lo que está viviendo y asegurando que todo esto le va a pasar factura. Insiste en que su hijo quería mucho a Asunta y estaba muy cercano a ella.

La adoptaron como cuenta Ramón Basterra porque sabían que Charo no podía tener hijos, ya que era muy alto el riesgo de abortar. Aunque él está tan perdido en cuanto a las razones del homicidio, aunque también apunta a las razones económicas: “Ella estaba preocupada porque tenía una herencia importante y tenía que liquidar muchas cosas. Tiene tres o cuatro pisos en Santiago de Compostela y una buena finca que le dejaron sus padres. Ahí hay mucho dinero” explicó en la entrevista aunque aclarando que su hijo nunca le dijo que tuvieran problemas serios para sacar adelante su economía.

Una asesinato parecido al de los marqueses de Urquijo

Todo esto no puede evitar recordar al famoso caso de Los Marqueses de Urquijo, el caso que paralizó a la sociedad por la atrocidad de los asesinatos, la codicia y las vidas que sesgó.

En 1980 María Lourdes de Urquijo y Morenés, Marquesa de Urquijo y su marido Manuel de la Sierra fueron tiroteados mientras dormían en su residencia en Somosaguas. El condenado culpable de los asesinatos fue Rafael Escobedo Alday, marido de la hija de los Marqueses que un tiempo antes del asesinato de los Marqueses le dejó y empezó una relación con un americano.

Se halló culpable a Escobedo por un móvil de venganza cuando se encontraron unos casquillos de pistola que coincidían con las del crimen, aunque el juicio se complicó cuando estos desaparecieron. Rafael Escobedo apareció muerto en la cárcel.

Rafael Escobedo se confesó a un sacerdote, pero debido al secreto de confesión no pudo declarar en el juicio

Toda una trama novelesca que tristemente se ha vuelto a repetir con el homicidio de Asunta. Esperemos que pronto se aclaren los hechos y los culpables sean castigados.