Compartir

El relato de los hechos que Rosario Porto ofreció a la Policía al desaparecer su hija resultó tan poco convincente, que inmediatamente se procedió a su detención. Pero, ¿cuáles fueron las principales contradicciones de la madre?

  1. Rosario Porto declaró que el pasado 21 de septiembre, día de la desaparición de Asunta, dejó a la niña haciendo los deberes en el céntrico piso de Santiago donde vivían ambas, mientras ella salía a hacer unos recados, aunque sin dar detalles sobre los mismos. Cuando llegó a casa, sobre las 21:30 horas, declaró que la niña ya no estaba. A la Policía le resulta poco convincente que una madre deje sola a su hija durante todo el día y no se preocupe ni en llamarla por si está bien.
  2. Además, Rosario Porto quiso hacer ver a la Policía desde el
    principio, que la niña habría abandonado el piso por su propio pie y que sería
    en la calle donde habría sido abordada por alguien con intención de matarla. En
    ese sentido, como recoge La Voz
    de Galicia
    , declaró a los agentes que cuando se marchó del piso no había echado
    la llave por fuera porque se quedaba sola Asunta, y que cuando llegó, no sólo
    se la encontró cerrada, sino que la pequeña habría puesto la alarma. Los
    investigadores dan poca credibilidad a este hecho, entre otras cosas porque
    salió sin el móvil, algo difícil de creer en una adolescente. Eso y que el
    cadáver apareció con ropa de estar por casa.

  3. También es decisiva la grabación de una cámara de seguridad, que captó a madre e hija en el interior de un coche, en unas horas en las que supuestamente, según la versión de la madre, la niña estaba en casa sola haciendo los deberes y ella en la calle haciendo recados.