Compartir

Según ha informado hoy en rueda de prensa el jefe de la División de Investigación de los Mossos d'Esquadra, el intendente Jordi Bascompte, los detenidos, dos hombres y dos mujeres, llevaban documentación venezolana y colombiana, y ya han ingresado en prisión.

La banda está acusada de robar aparatos de diagnóstico, instrumental médico y material quirúrgico valorado en más de un millón de euros en ocho hospitales de Cataluña y Navarra.

El grupo fue detenido en Muskiz (Vizcaya) cuando trasladaba material robado en sus dos últimos robos en hospitales de Navarra.

El intendente Bascompte ha explicado que los detenidos son dos hombres (un padre y su hijo), de 61 y 33 años, y dos mujeres, de 25 y 64 años, todos ellos vecinos de Manresa (Barcelona).

Aunque los detenidos, sin antecedentes previos, portaban documentación venezolana y colombiana, la policía autonómica aún hace gestiones para determinar su verdadera identidad, ha puntualizado el responsable policial.

La policía atribuye a los detenidos los robos cometidos durante este verano en seis hospitales de Cataluña y dos en Navarra, pero no descarta que sean los responsables de otros de características similares.

Según Bascompte, el grupo entraba en los centros hospitalarios por separado y de manera discreta, y, mientras unos vigilaban, los otros buscaban el material médico que querían sustraer.

La elección de los utensilios sanitarios la hacían, según la policía, en función de su valor y su fácil introducción en el mercado negro, especialmente instrumentos de diagnóstico.

Luego enviaban el material sustraído a América del Sur a través de empresas de paquetería y allí era vendido en el mercado negro.

El primer robo se perpetró el pasado 26 de julio en el Hospital de Vic (Barcelona), de donde sustrajeron maquinaria médica valorada en más de 30.000 euros. El pasado 5 de agosto robaron en el Parque Hospitalario Martí i Julià de Salt (Girona), de donde se llevaron aparatos de la sala de endoscopias por valor de 58.900 euros.

El tercero de los robos se produjo en el Hospital Dos de Mayo de Barcelona, donde también se apoderaron de un aparato médico de la sala de endoscopia valorado en más de 20.000 euros.

En este robo emplearon por primera vez la fuerza para reventar la puerta de la sala, ha explicado el intendente.

El Hospital Arnau de Vilanova de Lleida fue el centro sanitario elegido por la banda el 13 de agosto para cometer el cuarto de sus robos y, como en los dos anteriores, el material elegido fue el de la sala de endoscopias, a la que también accedieron reventando la puerta para llevarse aparatos valorados en 411.180 euros.

El 17 de agosto, los vigilantes de seguridad del Hospital de Vall d'Hebron de Barcelona interceptaron a un hombre que acababa de sustraer tres sondas ecográficas valoradas en 18.000 euros.

Se trataba de uno de los integrantes de la banda, que, tras ser detenido y pasar a disposición judicial, quedó en libertad con cargos.

Pese a ello, el 27 de agosto entró en el Hospital de Santa Tecla de Tarragona, donde, tras acceder a la zona restringida de quirófanos, se llevó cuatro videogastroscopios, un videobroncoscopio y un cistoscopio óptico valorados en 146.960 euros.

El pasado 31 de agosto, la banda cometió un robo con fuerza en el Hospital General de Estella (Navarra) y otro en el Hospital Sofía de Tudela (Navarra) de donde se llevaron varios aparatos.

La investigación policial y la colaboración de la Policía Foral y la Ertzaintza permitió detener a los miembros de la banda en Muskiz, donde fueron localizados a bordo de su vehículo familiar en el que transportaban el material médico sustraído en Navarra, valorado en más de 300.000 euros.

La policía practicó registros domiciliarios en los inmuebles de los detenidos y en un taller, donde encontró dos paquetes preparados para ser enviados a Sudamérica con material médico sustraído.