Compartir

El jefe del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafront), Frank Abrego, informó que tropas de ese cuerpo de seguridad detuvieron en Paso Canoas, en la frontera con Costa Rica, al colombiano Libardo Parra, lo que sin embargo contradicen reportes de San José que indican que fue deportado a este país.

Abrego declaró al canal 2 de la televisión panameña que hoy en la tarde “unidades del servicio de inteligencia del Senafront en coordinación con la Dirección de Inteligencia de la policía de Colombia capturaron a Libardo Parra Vargas”.

Parra será deportado a Colombia, explicó el jefe policial, porque es buscado en ese país “por terrorismo, tráfico de armas, secuestro agravado, extorsión y cargos de tortura”.

Según el director del Senafront, el colombiano “fue ubicado en uno de los locales comerciales de Paso Canoas”.

“Entendemos que iba de paso, ya que las autoridades costarricenses le habían suspendido el refugio al que había acudido una vez que entró a Costa Rica y procedió entonces a cruzar a Panamá”, agregó.

El viceministro costarricense de Gobernación, Freddy Montero, dijo a Efe en San José que Parra fue enviado a Panamá luego de que la directora de Migración de ese país, Kattia Rodríguez, firmara la orden de deportación.

Rodríguez explicó a medios costarricenses que se deportó al colombiano porque se había rechazado la última apelación de Parra para permanecer en Costa Rica como refugiado.

Un oficial de la policía de Migración detalló a Efe que Parra abandonó Costa Rica hacia las 12.30 hora local (18.30 GMT) en un avión del gobierno costarricense, lo que tampoco coincide con la versión oficial panameña.

Abrego detalló que tenía entendido que Parra “perteneció al (extinto movimiento guerrillero) M19 y posteriormente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), donde fue que se le formularon cargos por trafico de armas”.

Reiteró que se está “en trámites con las autoridades judiciales correspondientes y de migración” para proceder a su deportación a Colombia, sin precisar cuándo se procedería a ello.

El director del Senafront apuntó que se abrió “una investigación sobre si tenía vínculos en Panamá y se está dando seguimiento de algunas pistas en Paso Canoas”.

Libardo Parra está condenado en su país por secuestro y extorsión, pero como su juicio se realizó en ausencia, San José no puede enviarlo a Colombia porque este procedimiento no es compatible con la legislación costarricense para la extradición.

En Costa Rica, Parra cumplió una condena por legitimación de capitales, pero fue liberado en 2011 y ahí empezó su lucha por obtener la condición de refugiado.

El colombiano fue detenido en Costa Rica el 15 de marzo de 2006 mientras viajaba en su automóvil por el sector oeste de San José. En esa ocasión le decomisaron 1,5 millones de dólares, dos vehículos y un terreno.

En Costa Rica, Parra utilizaba una identificación falsa y según los informes de la Interpol, se hacía pasar por un combatiente del Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua.