sábado, 26 septiembre 2020 22:18

Protestan en Nicaragua contra mediación en ley que castiga violencia género

Las féminas, miembros de diferentes organismos no gubernamentales defensores de las mujeres, se apostaron de forma pacífica frente al edificio del Poder Legislativo, donde expresaron su rechazo a esa propuesta de la Corte Suprema de Justicia.

“Estamos exigiendo que no se reforme la Ley 779 (Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres), que no se incluya la mediación judicial, dado que esto sería un retroceso para la vida de las mujeres”, explicó a Efe la abogada del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Brenda Rojas, que apoyó la protesta.

“Las mujeres estamos diciendo no, no queremos enterrar más mujeres por mediación”, declaró, por su lado, Ana Quiróz, del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM).

El 26 de agosto pasado, la Corte Suprema presentó con carácter urgente a la Asamblea Nacional un proyecto de reforma a la ley que castiga la violencia de género, en la que recomiendan modificar un artículo y añadir otros dos, cuyo resultado equivale a que dicha norma reconozca la mediación, un recurso que hasta ahora no admite.

La mediación se incluiría en casos de lesiones leves, violencia psicológica, patrimonial, económica, laboral y violencia en el ejercicio de la función pública, de acuerdo a la iniciativa del Poder Judicial.

Otros delitos que no merecerán cárcel de forma obligada para los hombres agresores son la intimidación o amenazas contra la mujer, la sustracción de hijos, omisión de denunciar delitos contra mujeres y la obligación de denunciar actos de acoso sexual.

Esa ley sanciona el maltrato hacia las mujeres y tipifica el “femicidio” como el delito que comete el hombre que dé muerte, en privado o en público, a una mujer, como resultado extremo de la violencia.

También castiga diversos tipos de violencia, como la física, psicológica, sexual y patrimonial.

Además, tipifica el maltrato habitual como delito autónomo y establece la improcedencia de la mediación en casos de violencia.

La norma impone hasta 30 años de prisión, la pena máxima, a los hombres que ejerzan violencia sobre las mujeres.

La Suprema rechazó varios recursos de inconstitucionalidad contra esa ley basados precisamente en que no permite la mediación aunque la mujer perdone al hombre, y a que hay penas demasiado duras y rígidas contra los varones. Sin embargo, recomendó una reforma que incluya la mediación.

Durante 2012 fueron asesinadas 76 mujeres, según datos de la Policía Nacional, y 85, según cifras de organismos de mujeres, de las cuales 13 habían aceptado la mediación con su agresor.

En lo que va de año, al menos 56 mujeres han sido asesinadas en Nicaragua, según la ONG Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir.