Compartir

La Dirección de Sismología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) reportó este domingo la ocurrencia de 34 microsismos, el mayor de magnitud 3,9 en la escala abierta de Richter, cerca del Momotombo, un cono volcánico de 1.297 metros de altura, situado al noroeste del lago de Managua.

El sábado se registraron 13 microsismos, que no fueron percibidos por la población, dijo a Efe un portavoz de la Dirección de Sismología del Ineter.

Las autoridades de Nicaragua mantienen una vigilancia desde el 20 de agosto pasado, cuando inició el enjambre sísmico cerca del volcán Momotombo, para determinar si obedece a una actividad puntual del coloso o a fallas tectónicas locales.

El monitoreo de sismos en tiempo real que mantiene el Ineter en su página web indica que la mayoría de los temblores que se han registrado durante este fin de semana han sido someros, es decir con profundidades que no superan los cinco kilómetros.

Los sismos poco profundos, bajo territorio seco, son considerados por las autoridades como los más peligrosos, ya que tienen la capacidad de causar daños directos en la población.