Quantcast

Revelan el nombre de otra víctima de Pinochet mal identificada en Chile

Según fuentes judiciales, el juez de la Corte de Apelaciones de Santiago, Leopoldo Llanos junto al director nacional del Servicio Médico Legal, Patricio Bustos, informaron a sus familiares, la identificación positiva de José Enrique del Canto Rodríguez, en el marco de la investigación de personas inhumadas ilegalmente en ese lugar durante el régimen militar (1973-1990).

Segun explicaron ambos, su identificación fue posible mediante análisis de ADN.

Los resultados aportados dieron la convicción suficiente al ministro (juez especial) Llanos, para estimar que las conclusiones son acertadas, con un 99,99 % de probabilidad de identificación.

En 1994 sus restos, correspondientes habían sido atribuidos a Francisco Arnaldo Zuñiga Aguilera.

Las osamentas ingresadas al Servicio Médico Legal fueron sometidas a un análisis forense multidisciplinario, y en relación a la causa de muerte se pudo determinar que ésta se produjo por un shock hemorrágico producto de las heridas por arma de fuego, en el contexto de una muerte violenta homicida.

José Enrique del Canto Rodríguez, tenía 17 años al momento de su detención, el 6 de octubre de 1973, en Santiago.

De acuerdo a declaraciones de un testigo presencial, el día de los hechos, y poco antes de que entrara a regir el toque de queda, José del Canto se encontraba en un restaurante cuando de improviso una patrulla militar irrumpió en el lugar y lo detuvo junto a un amigo no identificado.

Ambos fueron sacados y ametrallados por la espalda. Después los militares los subieron a un jeep con destino desconocido.

Con José del Canto suman 53 las víctimas identificadas, de las 126 que fueron exhumadas de Patio 29 en 1991.

Las personas asesinadas en 1973, al poco tiempo del golpe militar (11 de septiembre) y lanzadas a tumbas marcadas como “NN” en el patio 29 del Cementerio General de Santiago, fueron exhumadas tras el restablecimiento de la democracia en el país.

En el año 2006 se dio a conocer que había errores en la identificación de los restos y desde entonces el Servicio Médico Legal comenzó una serie de auditorías para lograr identificar correctamente a las víctimas.

Cuando en 1991 se abrieron las tumbas sin nombres del Patio 29 se descubrió que en algunas había hasta tres cuerpos en un mismo ataúd.

Al ser preguntado sobre el particular, Augusto Pinochet, quien aún era jefe del Ejército, comentó: “Pero qué economía más grande”.

En julio de 2006 el Patio 29 del Cementerio General, donde fueron ubicadas 126 osamentas, fue declarado Monumento Nacional.

Comentarios de Facebook