Compartir

“Todas estas acciones están vinculadas a la conmemoración de los 40 años del 11 de septiembre de 1973”, aseguró ante los periodistas el ministro chileno del Interior, Andrés Chadwick, en referencia a la quema de cinco autobuses del transporte urbano cometida por grupos de encapuchados en distintos sectores de Santiago.

El pasado fin de semana, dos vehículos de servicio público fueron asaltados e incendiados en el sector de Lo Hermida, en el municipio de Peñalolén, y en la madrugada de este martes otros tres sufrieron la misma suerte en la Villa Francia, en el municipio de Estación Central.

“Tenemos información de que van a continuar estas acciones extremistas en los próximos días, hasta el día 11 de septiembre”, aseguró Chadwick.

El ministro calificó los asaltos a los autobuses de “acción de violencia extrema, de violencia política que ha resultado más agresiva y de mayor gravedad que la que habíamos estado viviendo en este ultimo tiempo”.

El plan de seguridad, explicó, “implica un aumento considerable de la dotación de Carabineros (Policía militarizada) en aquellas zonas que presumimos de más alta conflictividad”.

“Habrá una presencia policial mayor y permanente, terrestre como aérea y un trabajo de inteligencia para prevenir y adelantarnos a las situaciones”, detalló.

También anunció un trabajo conjunto y coordinado con los servicios de transporte público y llamó a la gente “a que nos colaboren en la entrega de información que permita que Carabineros pueda adelantarse y llegar a tiempo a las acciones de violencia”.

Chadwick llamó además “a todas las fuerzas políticas” a rechazar “la violencia extremista del presente” con la misma fuerza “con que hemos rechazado la violencia del pasado”.

“No necesitamos para recordar nuestra historia volver a cometer los mismos errores, de usar la violencia como método de acción política”, concluyó.