jueves, 24 septiembre 2020 8:32

Ocho incendios forestales activos en Portugal, dos fronterizos con Galicia

La oleada de incendios en el país de la última semana remitió al final del día y los bomberos destacados en tareas de extinción disminuyeron desde los cerca de 1.000 de esta mañana hasta los 600.

El fuego de Vila Nova de Cerveira tenía a las 19.30 hora local (18.30 GMT) dos frentes activos y en él trabajaban 21 bomberos.

Por su parte, el de Monçao tenía a la misma hora un frente activo y en su extinción trabajaban 31 bomberos.

Ambos focos están situados en el distrito norteño de Viana do Castelo.

El resto de los grandes incendios se sitúan también en la parte centro-norte de Portugal, la más golpeada por las llamas.

En el distrito de Viseu, uno de los más afectados por el fuego, se registró en Oliveira de Frades el incendio más grave de la jornada con 379 bomberos y un helicóptero sobre el terreno.

Las altas temperaturas, el viento, el descuido de algunas zonas agrícolas y los pirómanos son las causas atribuidas a la oleada de fuegos que sufre Portugal este mes de agosto, el más virulento del año, aunque menos dañinos que los de 2003, 2005 o 2010.

En la última semana ardió parte de la sierra de Caramulo, en cuyas labores de extinción murió una bombera, y algunas áreas de santuarios ecológicos como el Parque Natural de Sierra de Estrela, la mayor área protegida del país.

También la intensidad de las llamas obligó a evacuar a unas 250 personas de un campamento y un hotel en el municipio de Covilha, al pie de la sierra de Estrela.

Las autoridades portuguesas, que ya han detenido a más de 40 sospechosos de provocar o atizar fuegos, reforzaron la semana pasada los medios para la lucha contra incendios y solicitaron la ayuda de España y Francia, que enviaron varios aviones para colaborar en las tareas de extinción.