Compartir

Según informaron hoy fuentes policiales, citadas por los medios de comunicación italianos, Di Nardo, huido de la justicia desde cerca de hace dos años y que formaba parte de la lista de los treinta prófugos más peligrosos de Italia, estaba en un bar en el momento del arresto.

Di Nardo había alquilado una casa cerca del mar para pasar las vacaciones junto a su compañera sentimental bajo una identidad falsa.

En el momento de la detención, que fue posible realizar anoche tras un intenso seguimiento policial de los movimientos de la novia del mafioso, Di Nardo no opuso resistencia y los agentes pudieron comprobar que llevaba encima documentación falsa y unos 2.000 euros.

Los investigadores consideran a Di Nardo como el actual regente del poderoso clan Mallardo, tras los duros golpes policiales asestados a esta “familia” con los que fue posible arrestar a sus jefes históricos, los hermanos Giuseppe y Francesco Mallardo.