Compartir

“Ahora todo se ve muy negro, mires donde mires, pero hay que recuperarse lo antes posible, porque han sido días muy duros”, ha explicado Fernando, que reconoce haber vivido “los peores días” como alcalde de su municipio.

En las próximas horas el alcalde mantendrá una reunión con los ganaderos del municipio “para tratar de ir evaluando los daños” después de que se hayan calcinado “cuatro naves con animales y otras dos de almacén, además de diez viviendas viejas que estaban deshabitadas, pero que también suponen una gran pérdida para sus propietarios”.

El alcalde ha señalado que tanto la Junta como la Diputación ya se han puesto en contacto con él “y han mostrado su colaboración para ayudar a que el pueblo se recupere”.

Los ánimos de los vecinos “están muy afectados, porque ver el pueblo así es duro, en una zona en la que nunca había habido fuego ahora está todo destruido y quemado”, ha añadido.

Silvestre Fernando ha destacado la colaboración de todos los vecinos desde el primer momento en las tareas de sofocar las llamas, “porque todo el mundo se ha volcado para intentar minimizar los daños”.

Además, el alcalde de Villardiegua ha recalcado que “lo más importante es que no ha habido que lamentar daños personales, porque los daños materiales son duros pero tienen solución”.

El Ayuntamiento de Villardiegua celebrará mañana un pleno en el que analizarán también la situación en la que ha quedado esta localidad del Parque Natural de Arribes del Duero tras el incendio, “pero también se hablará de las fiestas patronales que son esta semana”, ha apuntado el alcalde, quien ha asegurado que los festejos se celebrarán “para intentar dar una alegría a los vecinos y ayudar a pasar el mal trago”.