Compartir

El aparato trasladaba a 16 empleados de la plataforma de petróleo Borgsten Dolphin, de la petrolera francesa Total, en el Mar del Norte, de regreso a las islas así como a dos miembros de la tripulación.

El helicóptero colisionó al oeste del aeropuerto de Sumburgh sobre las 17.20 horas GMT de este viernes y fue encontrado destrozado en varios pedazos entre las rocas.

Catorce de esas personas pudieron ser rescatadas por los equipos de salvamento.

Tras el choque, varios barcos y equipos de salvamento de las áreas de Lerwich y Aith, así como helicópteros de guardacostas y otros de rescate de las Fuerzas Navales británicas, acudieron al lugar en busca de supervivientes.

Según informó hoy la BBC, un helicóptero de rescate trasladó a nueve de las personas rescatadas a Lerwich, una de ellas en camilla.

El aparato accidentado podría haber sufrido “una pérdida de energía” que le llevó a adentrarse al mar, según las primeras valoraciones del incidente.

“El helicóptero estaba en un lugar bastante inaccesible pero los equipos de salvamento pudieron llegar hasta allí”, señaló Jim Nicholson, coordinador de las operaciones de rescate.

Nicholson consideró “afortunado” que tras un choque “de estas características” no hubiera habido más víctimas.

“Parece que se produjo una catastrófica pérdida de energía que hizo que el helicóptero cayera dentro del mar repentinamente sin ninguna oportunidad de poder llevar a cabo un aterrizaje controlado”, explicó.

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, rindió “tributo” a todas las personas “valientes” implicadas en el rescate e informó de que ya se lleva a cabo una investigación sobre lo ocurrido.