Compartir

Urkullu ha utilizado este símil tras visitar el centro de coordinación de emergencias de Txurdinaga (Bilbao) en el 30 aniversario de la creación del servicio de emergencias y unos días antes del aniversario de las inundaciones que tuvieron lugar en Euskadi el 26 de agosto de 1983.

El lehendakari ha asistido a la proyección de una película que recuerda aquellas trágicas inundaciones, que dejaron 28 muertos y cuatro desaparecidos, un documental con testimonios dirigido por Javier Elortegi y que se proyectará en ETB el día 26, aniversario de las riadas.

Urkullu ha realizado una alocución en la que ha destacado que “la entrega, el sacrificio y la voluntad de superación” de las personas que sufrieron las inundaciones y consiguieron recuperar el país son un ejemplo para la situación actual.

“Hemos construido entre todos el dique de contención que ha hecho que las aguas de la crisis están siendo controladas. No es el momento de alardes, sino el momento de reconocer que todavía queda mucho camino por recorrer, pero vemos un camino que se está ensanchando”, ha dicho el lehendakari.

La película, “Euskadi inundada 1983” muestra, ha dicho el lehendakari, que “el camino de la recuperación es un camino de esfuerzo y superación que volveremos a recorrer con éxito”.

“La película es la historia de cómo un pueblo puede superar las adversidades”, ha añadido.

Aquel 26 de agosto, ha rememorado Urkullu, “de un día para otro, en un contexto de crisis económica, la sociedad vasca se organizó y dio muestras de una capacidad de entrega, sacrificio y solidaridad difíciles de olvidar”. “Estos son los valores de 1983 de aplicación en el 2013”, ha destacado.

Hoy, ha agregado Urkullu, “parece que las aguas de la crisis que nos asuela han llegado al nivel más alto”.

“Hemos contenido en lo posible el declive y miramos al futuro con esperanza e ilusión. Hoy vuelve a ser un momento de compromiso con la entrega, el sacrificio y la solidaridad”, ha animado.

El lehendakari ha tenido unas palabras de recuerdo “para los que murieron y para los que lo perdieron todo en las inundaciones, de homenaje a todos las voluntarios que primero ayudaron y luego preguntaron”.

“Ahora nos corresponde recuperar ese espíritu y entrega. Ahora es cuando vamos a recuperar este país. Euskadi ha salido reforzada de cada crisis que ha padecido, y de ésta también vamos a salir reforzados”, ha concluido.

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha reivindicado el valor de lo construido para atender emergencias en estos treinta años que han pasado desde las inundaciones.

“Hoy la situación es bien distinta. Gracias al esfuerzo de muchos, hoy disponemos de los más avanzados sistemas de prevención, de comunicación y de gestión de emergencias”, ha destacado la consejera.