Compartir

El juez de instrucción Ziad Makana interrogó hoy a tres detenidos y emitió una orden de arresto contra ellos por el rapto de los pilotos turcos.

Además, el procurador general de Monte Líbano (zona del centro del Líbano), Claude Karam, ordenó detener a otras diez personas supuestamente involucradas en el suceso y que están en paradero desconocido.

Hombres armados secuestraron el pasado 9 de agosto a los dos turcos cuando se desplazaban del aeropuerto internacional de Beirut a un hotel de la capital libanesa.

El acto fue reivindicado por un grupo desconocido autodenominado “Visitantes del Imán Reza”, que advirtió a las autoridades turcas de que los dos secuestrados “no serán liberados antes del regreso de los rehenes libaneses en Siria”.

Los supuestos secuestradores reavivaron así el caso de los once chiíes libaneses que fueron capturados en mayo de 2012 en el norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía, cuando regresaban de un viaje de peregrinación a Irán.

Nueve de esos once secuestrados continúan en manos de sus secuestradores y sus familiares acusan a Turquía de no ejercer la suficiente influencia para lograr su liberación.

El periódico libanés Daily Star, citando fuentes judiciales, afirmó el pasado día 2 que el secuestro de los dos pilotos turcos fue organizado por Ali Saleh, hijo de uno de los libaneses secuestrados en Siria y miembro de un conocido clan chií.