Compartir

Los residentes de al menos una decena de localidades, entre ellas la capital del país, deben estar preparados ante las “posibles inundaciones por las lluvias monzónicas”, apunta el comunicado remitido por el embajada.

La tormenta tropical, bautizada por el servicio filipino como “Trami”, llegó hoy a territorio filipinos con vientos máximos sostenidos de 75 kilómetros por hora y rachas de hasta 90 kilómetros por hora, según el servicio meteorológico estatal.

Al menos una persona ha muerto y nueve han resultado heridas de gravedad en un accidente de tráfico a causa de las fuertes lluvias, destaca el informe del Consejo Nacional de Gestión y Prevención de Desastres.

Además dos personas permanecen desaparecidas y unas 2.000 se han visto afectadas por la llegada de la tormenta a la región de Ilocos.

El mercado de valores de Filipinas, varias oficinas gubernamentales y centenares de escuelas en Manila y otras provincias permanecerán cerradas hoy ante la llegada de las fuertes lluvias a la isla de Luzón.

“Se recomienda a aquellas personas que tengan previsto iniciar viaje fuera del país que contacten con las pertinentes compañías aéreas para cancelaciones eventuales”, apunta el comunicado oficial.

Entre 15 y 20 ciclones azotan Filipinas todos los años durante la estación de las lluvias, que comienza sobre mayo o junio y acaba en noviembre, o se prolonga hasta diciembre, como ocurrió en 2012 con “Bopha”, que causó más de 1.000 muertos, 850 desaparecidos y 6 millones de afectados.