viernes, 25 septiembre 2020 16:20

El comisario de Desarrollo de UE visita Bolivia para analizar lucha antidroga

Piebalgs arribará a la ciudad de Santa Cruz (este) y de inmediato se dirigirá a la zona del Chapare (centro), una de las regiones productoras de coca de Bolivia, donde también opera el narcotráfico con la fabricación de cocaína.

En el Chapare, el Comisario de la UE se reunirá con dirigentes campesinos y autoridades encargadas de la erradicación de cultivos ilegales de coca y de la interdicción al narcotráfico, y visitará instalaciones de una planta de palmito, un producto alternativo a la producción de coca.

En el lugar visitará el Centro de Entrenamiento Internacional Antinarcóticos 'Garras del Valor', de formación de policías antidroga, y conocerá el programa de control social de cultivos de coca y el de verificación del número de las hectáreas de cocales.

El funcionario sobrevolará esa región, que es donde también están las principales sindicatos campesinos leales a Morales.

Piebalgs se entrevistará el miércoles con el presidente Morales y el canciller boliviano, David Choquehuanca, en el Palacio de Gobierno de La Paz, según la agenda difundida por la oficina de la UE en el país andino.

También se reunirá, el mismo miércoles, en la Cancillería con ministros bolivianos, en cuyas áreas se ejecutan obras financiadas con la cooperación europea y después ofrecerá una rueda de prensa.

El jueves, Piebalgs visitará proyectos de la UE en la región andina de Oruro, en concreto en el lago Poopó y en la mina Huanuni, y el viernes tendrá una agenda privada para terminar su visita a Bolivia.

El viceministro boliviano de Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, destacó este domingo, en declaraciones a la agencia estatal ABI, que la UE da a Bolivia una ayuda integral en la lucha contra las drogas y que tiene un plan con ese propósito hasta el 2020.

Según Cáceres, la UE tiene previsto lanzar este año un programa de cooperación antidroga por cerca de 30 millones de euros.

Un reciente informe de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito estableció que las plantaciones de coca en Bolivia se situaron en 2012 en 25.300 hectáreas, dos mil menos que las contabilizadas un año antes.