Compartir

La violencia “es el mayor problema” que enfrentan los salvadoreños y su combate requiere “una propuesta verdadera, auténtica, honesta, que de verdad resuelva la problemática”, señaló el obispo en su rueda de prensa dominical.

“Ahora que los candidatos, me refiero a todos sin excepción, están presentado sus propuestas y quizás sus planes de gobierno, es oportuno que nos presenten, ojalá, a todos, un plan de acuerdo nacional” contra la violencia, añadió.

“Tenemos que buscar (…) una solución integral, una solución verdadera, una solución transparente, una solución que nadie ponga en tela de juicio y (sobre la) que no tenga dudas la población, sino al contrario, que se sienta segura”, añadió.

Escobar consideró que “todo plan para solucionar la delincuencia tiene que tener dos pilares fundamentales: la represión del delito conforme a la ley, pero por otra parte también programas que ayuden a las personas para prevenir el delito”.

El Gobierno del presidente Mauricio Funes dice que los homicidios han bajado en 52 % desde marzo de 2012 por una “tregua” entre las principales pandillas y sostiene que no negoció con esos grupos para que dejaran de matar, sino que es un facilitador de ese pacto.

Organizaciones civiles, de derechos humanos y empresariales, entre otras, así como diversos analistas, insisten en que no está claro el papel del Gobierno en la “tregua” y señalan que las pandillas siguen cometiendo delitos como robos y extorsiones.

Uno de los mediadores de la “tregua” es el obispo castrense, Fabio Colindres, pero la iglesia ha dicho en varias ocasiones que institucionalmente no tiene relación con ese arreglo.

Los principales candidatos para las elecciones del 2 de febrero de 2014 son Salvador Sánchez Cerén, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional; Norman Quijano, de la opositora Alianza Republicana Nacionalista, y el exgobernante Elías Antonio Saca (2004-2009), que el pasado jueves lanzó su plan de gobierno.

Se suman René Rodríguez y Oscar Lemus, de los minoritarios Partido Salvadoreño Progresista y Fraternidad Patriótica Salvadoreña, respectivamente.