Compartir

La portavoz del Consejo Seguridad Nacional presidencial, Caitlin Hayden, insistió en un comunicado en que Washington “sigue comprometido en que Caro Quintero y otros involucrados en el crimen enfrenten a la justicia en EE.UU”.

Camarena, agente del Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA), y el piloto mexicano Alfredo Zavala fueron secuestrados y asesinados en febrero de 1985, pero la causa contra Caro Quintero fue desechada porque se llevó en la jurisdicción federal, cuando correspondía al fuero común.

Fuentes judiciales explicaron a Efe que Camarena “no estaba acreditado como agente diplomático ni consular” y, por tanto, debió ser considerado en el proceso como un ciudadano común.

Hayden, asimismo, señaló este domingo el temor por parte de EE.UU. de que “otro individuo conectado con el asesinato también sea liberado”, sin precisar su identidad.

Caro Quintero, de 60 años, purgaba una sentencia de 40 años de prisión, pero el viernes salió de prisión después de que un tribunal mexicano ordenara su “libertad inmediata”.