Compartir

“Es un hecho real, es como un lote de terreno, es simplemente una verificación física, eso está completamente (medido), todo el mundo sabe hasta dónde llega la plataforma de cada país, lo único es que se tiene que declarar”, dijo Argüello a periodistas.

El 19 de noviembre pasado, la CIJ definió los límites en el Caribe entre ambos países y dejó en manos de Colombia siete cayos del archipiélago de San Andrés, cuyas islas mayores ya se habían concedido a esta nación en 2007.

También otorgó a Nicaragua una franja marina en esa zona que Colombia calcula en unos 70.000 kilómetros cuadrados y el país centroamericano en más de 90.000 kilómetros cuadrados.

El país centroamericano considera que su plataforma continental va más allá de las 350 millas náuticas.

Aunque Nicaragua asegura haber tomado posesión de sus áreas recuperadas, Colombia continúa sin reconocer de manera oficial la resolución de la CIJ.

“Colombia sabe perfectamente cuál es la plataforma de Nicaragua, saben que ellos no tienen una plataforma extensa”, añadió el abogado nicaragüense.

Sobre la obediencia de Colombia al fallo de la CIJ, Argüello reiteró que “no hay ningún paso que dar, ya está emitido un fallo, la casa es mía, está reconocida por la máxima autoridad mundial”.

Aunque Argüello catalogó como “desafortunada” la posición de Colombia, confió en que en el futuro ambos países tengan “relaciones normales”.