miércoles, 23 septiembre 2020 18:08

Uruguayos marchan contra la inseguridad y la falta de respuesta del Gobierno

Los manifestantes, entre los que había numerosas mujeres, recorrieron la céntrica avenida 18 de Julio hacia la Torre Ejecutiva y allí, entre gritos en contra del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, del que se pedía la dimisión, los organizadores leyeron un comunicado en el que se pedía “responsabilidad” a los poderes públicos y donde se insistía en que la inseguridad “no es un tema político” sino que afecta a todos los uruguayos.

La marcha se produjo apenas cuatro días después de que un violento tiroteo entre la policía y un grupo de delincuentes que asaltaban una oficina de correos en el céntrico y residencial barrio de Pocitos de Montevideo se saldara con un agente y un asaltante muertos y cuatro heridos de diversa consideración.

Además, el fin de semana anterior, la sociedad uruguaya quedó conmocionada por el asesinato de un repartidor de gas, que fue acribillado por un adulto que actuaba en compañía de dos niños, uno de ellos de once años y otro de trece.

Entre los asistentes pudieron verse carteles en los que se pedía la pena de muerte para los asesinos y mano dura contra la delincuencia en general.

“La marcha se debe a que los uruguayos hoy día no podemos salir a la calle tranquilos. Creo que no descubrimos nada a nadie. Le pedimos al Gobierno de turno que nos de una mano. Este es un tema en el que todos podemos estar unidos, y solo así podremos salir adelante. Este es un tema de la sociedad, que debe cambiar”, explicó a Efe Miguel González, uno de los impulsores de la marcha.

Según apuntó González, es necesario “cambiar las leyes y ajustarlas” a la “realidad de hoy”, además de darle a la policía mejores armas para enfrentar la delincuencia.

Entre otras medidas, los manifestantes pidieron que los delincuentes que no sean “recuperables” pasen más tiempo en prisión, y tomar medidas para “desalentar la reincidencia”, además de insistir en la protección “de los derechos humanos de los ciudadanos, que son vulnerados día a día”.

La marcha de hoy fue convocada y recibió un amplio respaldo en las redes sociales de Internet, en las que se pedía acudir solo con banderas uruguayas y sin distintivos políticos.

Precisamente, hoy el ministro Bonomi lamentó que se haya tratado sacar rédito político “del tiroteo en Pocitos” y lamentó que durante estos días hayan corrido “rumores falsos” sobre lo sucedido.

Bonomi resaltó precisamente en este caso la buena labor realizada por la policía, que impidió el delito, y criticó a quienes dijeron que “no hubo heridos solo por casualidad”, dichos que entendió como una desconsideración hacia “profesionalidad de la policía” que fomentan “la desconfianza y aumentan la inseguridad y la vulnerabilidad”.

La inseguridad es desde hace unos años la mayor preocupación de los uruguayos, particularmente por la creciente violencia con la que se cometen los crímenes y por la sensación de impunidad que deja el alto número de reincidentes que participan en los delitos.

Así, el pasado mes de septiembre la Corte Electoral convocó a un plebiscito, previsto para noviembre del año que viene, para endurecer el trato a los menores que cometan delitos graves tras validar más de 250.000 firmas que fueron recogidas para apoyar esa iniciativa.