Compartir

Según ha informado hoy el instituto armado, la familia viajaba en un turismo que se presentó a escasos minutos del cierre del embarque.

Tras inspeccionar el vehículo, se localizaron dobles fondos donde se encontraron 193 paquetes de hachís de distintas formas y tamaños, con un peso total de casi 129 kilogramos.

Por estos hechos, los agentes detuvieron al conductor del vehículo, J.M.B., de 61 años y vecino de Melilla, mientras que su esposa, de 39 años, ha quedado imputada, y se ha hecho cargo de los menores.

Al margen de esta actuación, la Guardia Civil se ha incautado de 9.200 gramos de polen de hachís en el control de un vehículo que embarcaba hacia Almería.

La droga iba oculta en dobles fondos construidos en el frontal del aire acondicionado y en los huecos naturales del salpicadero.

El conductor del turismo es un ciudadanos marroquí, M.M., de 44 años, con residencia en la provincia de Tarragona.

Con estas actuaciones, la Guardia Civil ha evitado la distribución y comercialización de 500.000 dosis de hachís.