Compartir

Los datos de la agencia de la ONU para combatir el hambre en el mundo muestran que el Sistema de Distribución Pública de alimentos norcoreano ha provisto durante los primeros cinco meses del año raciones de unos 400 gramos de cereales al día por persona.

En junio y julio, fueron rebajadas hasta los 390 gramos.

De este modo, la cantidad media (397 gramos al día) supone un incremento de unos 14 gramos diarios con respecto a lo distribuido en los mismos 7 meses de 2012.

El incremento es destacable si se tiene en cuenta que el volumen de ayuda exterior cayó notablemente después de que el país lanzara en diciembre un satélite mediante un proyectil de largo alcance, algo que la comunidad internacional consideró una prueba encubierta de misiles, y que realizara una prueba nuclear en febrero.

Con respecto al aumento de las raciones, expertos surcoreanos han explicado que los esfuerzos de Pyongyang por mejorar el rendimiento de sus cosechas pueden estar dando sus frutos, ya que aparentemente la producción agrícola de 2012 fue mejor que la de años anteriores, según precisó la agencia Yonhap.

Aún así, la delegación del PMA en Corea del Norte inició en febrero un ambicioso programa de dos años para mejorar el suministro de alimentos para la población y ayer mismo anunció que ha comenzado a enviar comida a unos 38.000 afectados por las inundaciones en diversos puntos del país.

El Sistema de Distribución Pública (SDP) de alimentos del país, establecido durante los años cincuenta, fue durante cuatro décadas el único medio por el cual los norcoreanos obtenían comida, con raciones diarias de cereales que oscilaban entre 700 y 900 gramos para los adultos.

Sin embargo, la desaparición del bloque comunista y el consecuente descalabro económico del país hizo que el programa se fuera reduciendo paulatinamente hasta casi desaparecer, lo que condujo a la llamada “Ardua marcha”, una hambruna que se cobró millones de vidas a finales de los noventa.

El régimen norcoreano no ha logrado desde entonces restablecer por completo el PDS, aunque se cree que éste ha vuelto a suplir aproximadamente a un 66 por ciento de la población.