Compartir

Asimismo, calificaron de falsas las acusaciones de la Justicia contra uno de sus dirigentes, el abogado André Michel, señalado como el autor del asesinato de Frantzy Duverseau, el 18 de octubre de 2010.

Conocido por sus muchas denuncias contra la familia presidencial, André Michel rechazó la orden de prisión dictada contra él por el juez de Instrucción Lamarre Belizaire, el 25 de julio pasado.

“No voy a comparecer ante este juez”, dijo Michel en una rueda de prensa, y agregó, “si el juez tuviera un mínimo de decencia, no debería haber expedido esa orden”.

El abogado y dirigente político haitiano dijo que el sábado pasado el magistrado Belizaire lo acusó de haber contratado a varios hombres para que lo atacaran en su casa.

En ese sentido, Michel dijo que esa declaración dada por el juez lo inhabilita para conocer su caso, porque está claramente inclinado en su contra.

“Para mí, Lamarre Belizaire no es un juez, es un objeto, un instrumento en las manos del poder”, agregó el letrado.

Tras rechazar los hechos que se le imputan, dijo que estaría dispuesto a declarar ante otro juez que le garantice el respeto a sus derechos.

Mientras, el líder del KID, Evans Paul, dijo que el caso contra André Michel es una clara manifestación de persecución contra los políticos de oposición por parte del Gobierno haitiano.

Aseguró que Martelly y Lamothe buscan desviar la atención del país ante la obligación de convocar elecciones legislativas y municipales en el transcurso de este año.

“Lo que tiene que hacer Martelly es abandonar el poder porque ha demostrado incapacidad para dirigir y ha fallado en la ejecución de un buen Gobierno”, agregó Paul.

Por su parte, el decano del Colegio de Abogados de Puerto Príncipe, Carlos Hércules, dijo hoy que el expediente contra Michel ha sido mal manejado por la Justicia, considerando que este es un abogado en ejercicio.

Aunque dijo no conocer el expediente en todos sus detalles, consideró que el manejo del caso evidencia persecución política.