Compartir

El operativo se pondrá en marcha coincidiendo con el final de las Fiestas Patronales de Ceuta, que celebran mañana el último de sus cinco días festivos, siendo prácticamente similar al de otros años, según han informado a Efe fuentes policiales.

Un primer filtro de control se realizará en el propio recinto ferial donde la Policía Nacional y la Policía Local vigilarán las atracciones para que los inmigrantes no puedan acercarse a los camiones.

Posteriormente, la Policía Local se encargará de custodiar a los camiones hasta el puerto ceutí, estableciendo también un control de seguridad en las gasolineras del camino para que durante el repostaje de combustible los inmigrantes tampoco puedan ocultarse en los vehículos.

Una vez en el puerto ceutí será la Guardia Civil, con un aparato que detecta los latidos del corazón, la encargada de determinar si hay o no inmigrantes escondidos entre los hierros de los cacharros desmontados unas horas antes.

En la edición del pasado año se detuvo a 52 inmigrantes, de los que 33 eran de nacionalidad marroquí, 11 subsaharianos residentes en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), 4 argelinos y 4 menores de edad.