Compartir

La Policía informa en un comunicado de que, a raíz de la denuncia del representante de Ferrari en España, los agentes han intervenido 17 falsos vehículos de esa marca y dos imitaciones de Aston Martin, coches que se vendían a un precio de unos 40.000 euros, cuando el de los originales podía alcanzar los 200.000.

La organización disponía de dos talleres en las localidades valencianas de Algemesi y Albalat dels Sorells, donde fabricaban las piezas de fibra de vídeo y realizaban el proceso de tuneado de los vehículos que, según las fuerzas de seguridad, “simulaban casi a la perfección los acabados de las legítimas marcas”.

Una tienda elaboraba por encargo para la organización delictiva logos y otros signos distintivos de las marcas, e incluso, cuando no eran capaces de falsificar alguna pieza, importaban las originales.

En cuanto a los arrestados, cinco lo han sido en Valencia y tres en Madrid, desde donde se hacía la comercialización y donde se han intervenido tres coches listos para su venta.

Los modelos falsificados eran los Ferrari F-430, F-430 Spider y F-458, así como dos modelos de Aston Martin.

La Policía, que asegura que los compradores eran conscientes de que estaban adquiriendo una falsificación y, en ocasiones, las imitaciones se hacían por encargo, investiga ahora la procedencia de los vehículos que se utilizaban como “materia prima”.