viernes, 2 octubre 2020 1:48

Los actos de vandalismo en íconos de Washington están conectados, según la policía

La policía detuvo ayer a una mujer de origen chino y de 58 años, Jia M. Tian, que “apenas habla inglés”, que parece sufrir “alguna enfermedad mental” y, según la policía, vagabundea por las calles de Washington.

Jia, que afronta cargos de destrucción de la propiedad, fue detenida en las cercanías de la Catedral Nacional de Washington con una lata de refresco llena de pintura verde, unas horas después de que manchas de pintura de este color fuesen halladas en el órgano de la catedral.

El lunes por la tarde, empleados de la Catedral -la sexta más grande del mundo- encontraron la pintura esparcida, aún fresca, sobre el órgano de la capilla de Belén, que data de 1912 y se ubica en la sección más antigua de la catedral.

El viernes pasado, las autoridades encontraron manchas de pintura verde en el monumento a Abraham Lincoln y, ayer por la mañana, en otra estatua afuera de la sede de la Institución Smithsonian, la organización que gestiona decenas de los museos y espacios culturales más importantes del país.

El monumento a Lincoln, una de las principales atracciones turísticas de la ciudad y de profunda carga simbólica para el país, fue reabierto poco después del hallazgo de las manchas de pintura verde.

El Servicio Nacional de Parques, que tiene jurisdicción sobre los monumentos y terrenos federales, indicó que equipos de limpieza continuarán lavando y eliminando progresivamente las manchas al monumento a Lincoln, lo que podría tomar varios días.