jueves, 24 septiembre 2020 1:07

Militares retirados y grupos civiles de EE.UU. exigen la verdad sobre Bengasi

En una rueda de prensa, integrantes del grupo explicaron que las múltiples audiencias en el Congreso e investigaciones no han logrado, a su juicio, esclarecer lo ocurrido en el atentado en Bengasi el 11 de septiembre de 2012, en el que falleció el embajador estadounidense, Chris Stevens, y otros tres diplomáticos.

“Nuestra meta es tratar de determinar la verdad de lo que ocurrió antes, durante y después del atentado” en Bengasi porque, de cara al primer aniversario, “todavía hay muchas preguntas sin respuestas”, explicó Roger Aronoff, editor del grupo Accuracy in Media, que creó la “comisión ciudadana”.

Para el exagente de la CIA Wayne Simmons, las respuestas oficiales son inaceptables y tanto la Casa Blanca como funcionarios de alto rango de la Administración de Barack Obama tuvieron “la oportunidad de cambiar el curso” de los acontecimientos.

Por su parte, el almirante retirado James Lyons consideró que el atentado en realidad tenía el propósito de “tomar como rehén” a Stevens, a la vez que señaló que hay indicios de que miembros de los Hermanos Musulmanes podrían estar implicados en el ataque, aunque no dio detalles.

El general retirado Thomas McInerney acusó a los medios de comunicación de “complicidad” y de “ignorar el problema”, e insistió en que el primer asesinato de un embajador estadounidense en 30 años supone una “crisis” que requiere respuestas.

Hasta la fecha, las autoridades no han realizado ningún arresto en relación con el atentado, y la mayoría de los republicanos del Congreso ha criticado el manejo de la crisis por parte de la Administración Obama, y algunos incluso la han acusado de encubrirlo durante la contienda electoral de 2012.

Aunque la Comisión no tiene peso legal ni poder para emitir citaciones judiciales, ya ha programado una conferencia pública para el próximo 16 de septiembre para “llegar al fondo de la verdad”.

En ese sentido, los integrantes de la comisión invitaron tanto a testigos como a sobrevivientes del atentado, e incluso a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, a que participen en la “búsqueda de la verdad”.

Según la Comisión, que no incluye a exdiplomáticos, ni las audiencias públicas de 2012 y de comienzos de este año ni las investigaciones de la Junta de Revisión de Contabilidad del Departamento de Estado han logrado esclarecer lo que ocurrió, por qué y quién coordinó la posterior respuesta al atentado.

El lanzamiento de la comisión coincidió hoy con el esperado testimonio a puerta cerrada del coronel George Bristol, el excomandante a cargo de las operaciones especiales en el norte de Africa, ante el subcomité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

En las últimas semanas, líderes de ambas cámaras del Congreso han realizado dos audiencias a puerta cerrada sobre el atentado en Bengasi, además de entrevistar a decenas de testigos.

Se prevé que, a su regreso del receso legislativo de agosto próximo, el Congreso realice otras audiencias públicas al respecto.