Compartir

Según han informado fuentes judiciales, hoy han declarado como testigos ante el titular del juzgado de instrucción número 11 de Barcelona cuatro de los seis mossos de la furgoneta Dragó-414 a los que el Departamento de Interior ha apartado de antidisturbios por ocultar que el 14N dispararon una salva cerca de donde caminaba Esther Quintana, la mujer que asegura perdió un ojo por el impacto de una pelota de goma cuando se retiraba de la manifestación.

Hasta ahora, permanecen imputados por las heridas causadas a la manifestante el subinspector y el escopetero de la unidad Dragó 40, de la que depende la citada furgoneta de antidisturbios 414, donde viajaban los agentes ahora apartados.

Los agentes que hoy han declarado fueron citados por el juez a raíz de un nuevo informe que el Departamento de Interior le remitió este mes con su cuarta versión sobre los hechos, en la que mantiene que la furgoneta 414 se detuvo cerca del lugar donde caminaba la manifestante, que sus integrantes descendieron del coche y que dispararon una salva en ese lugar.

Para aclarar esos nuevos datos, el juez ha escuchado hoy el relato de los cuatro agentes apartados, con la excepción del cabo y el escopetero, pero su versión ha añadido aún más confusión al caso: no recuerdan haber disparado salvas en ese punto y niegan que jamás hayan ocultado a sus superiores información alguna sobre sus movimientos de ese día.

Los cuatro agentes han afirmado que su intervención en el lugar fue fugaz: se colocaron en paralelo a la furgoneta Dragó 40 en la que iban el subinspector y el escopetero imputados por el caso, sin avanzarla en ningún momento, descendieron rápidamente y se retiraron enseguida.

A la luz de esa declaración, el juez ha descartado por el momento ampliar las imputaciones y ha citado a declarar en calidad de testigos para el próximo jueves al cabo y al escopetero de la furgoneta 414, a los que Interior ha apartado de antidisturbios por ocultar información.

De esa forma, las sospechas se siguen centrando en la unidad a la que pertenecen los dos agentes imputados, pese al vuelco que el caso pareció dar con el nuevo informe de Interior, que por primera vez situaba cerca del trayecto de Quintana una furgoneta que los Mossos d'Esquadra habían ubicado siempre por detrás de la Dragó 40 y, en consecuencia, lejos de la manifestante.

La abogada de Esther Quintana, Laia Serra, ha considerado que las declaraciones prestadas hoy obedecen a una estrategia de “crear confusión” sobre el caso, ya que los agentes no recuerdan que dispararan salvas y sitúan su furgón en una posición diferente, en contra de lo mantenido en el nuevo informe de Interior.