Compartir

“Yo responsabilizo al alcalde de Comayagua del 40 por ciento de todos los delitos que se dan en cualquier ciudad del país por culpa del retraso en la construcción de la nueva cárcel”, dijo Madrid a la radio HRN en Tegucigalpa.

Miranda, por su parte, indicó a la misma radio que lamenta las declaraciones de Madrid y que no es él quien se opone a la construcción de la nueva cárcel, sino la mayoría de los sectores de Comayagua, ciudad ubicada a 80 kilómetros de la capital Tegucigalpa, que no están de acuerdo con el sitio que el Gobierno ha escogido porque se localiza muy cerca de varias universidades.

Según Madrid, el alcalde de Comayagua, quien lleva tres períodos consecutivos (casi doce años) al frente del gobierno local, es quien ha demorado la construcción de la nueva cárcel.

El alto funcionario indicó que por razones “políticas y personales” del alcalde Miranda, el proyecto lleva una demora de cuatro meses, y que la nueva cárcel supone un alivio para todo el obsoleto sistema penitenciario del país, conformado por 24 cárceles, de las que en su mayoría son de alto riesgo.

Agregó que mientras el proyecto demora, el 40 por ciento de los crímenes que se registran en el país son dirigidos desde el interior de las cárceles del país, y que por eso responsabiliza en ese porcentaje al alcalde de Comayagua.

Miranda reiteró que la ciudadanía de Comayagua no se opone al proyecto, sino al sitio que ha sido escogido por las autoridades gubernamentales.

Además, el alcalde cuestionó el hecho de que el Gobierno esté comprando en Comayagua un terreno para construir la cárcel modelo, cuando el Estado tiene más del doble de tierras en la zona para poder construir ahí la prisión.

Al respecto, algunos sectores no descartan que detrás del proyecto haya otros intereses económicos y políticos, lo que no es extraño en el país centroamericano, donde la corrupción tiene profundas raíces.

El alcalde expresó que además está opuesto al proyecto en el sitio que pretende el Gobierno, porque “es una violación a la autonomía municipal, a los planes de desarrollo urbano, como también al plano de ordenamiento territorial”.

Miranda recordó que en una reciente reunión con el ministro Madrid y representantes de la sociedad civil de Comayagua, le pidieron que se haga un estudio de impacto ambiental para conocer lo que implicará “una mega cárcel en el centro urbano de la ciudad”.

El 14 de febrero de 2012 murieron quemadas 361 personas a causa de un incendio en la Granja Penal de Comayagua, lo que de nuevo reflejó el peligro al que están expuestos los reos en las diferentes cárceles de Honduras.

Ese centro penal ha quedado casi en el centro de la ciudad, por lo que varios sectores de Comayagua ahora se oponen a uno nuevo en el mismo sector, aunque afirman que apoyan su construcción, pero retirado del casco urbano de la también excapital de Honduras.