Compartir

La alcaldesa, que asegura que escribe su artículo “con un nudo en la garganta” ante “la dimensión de la tragedia, el impacto de las imágenes y el elevado número de víctimas, añade a la expresión del dolor el deseo de “una pronta recuperación a las decenas de heridos que permanecen ingresados”.

“Mi corazón está con aquellos que, sin saberlo entonces, dieron su último adiós a un ser querido en la estación de Chamartín, y comparto el desconsuelo de aquellos que se quedaron mirando el reloj en los andenes de Santiago o de Ferrol, lamentando un retraso que, por desgracia, será para siempre”, explica la alcaldesa.

Botella indica que, con todo, los españoles “han demostrado una vez más que la impotencia por el desconsuelo acaba donde empieza la solidaridad con las víctimas” y asegura que ese espíritu está impreso en “el código genético del pueblo español”, que “no se deja superar por la magnitud de los acontecimientos, que no se achanta por definición ante la tragedia, que encuentra fuerzas de flaqueza para sacar lo mejor de sí mismo”.

El Ayuntamiento de Madrid también ha expresado su duelo a través de la página web de la institución, en donde se ha colocado un crespón negro.