Compartir

Los hechos tuvieron lugar en torno a las 12:30 horas cuando se procedió a desalojar el interior de la ermita, donde se celebraba una ceremonia religiosa de adoración, por una amenaza de bomba, que habría estado ubicada en una olla exprés localizada en uno de los confesionarios del santuario.

La aldea de El Rocío es desde ayer punto de encuentro para más de 3.500 jóvenes que participan en las Jornadas de Pastoral Juvenil convocadas en este lugar con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Río de Janeiro en Brasil.

Una vez desalojada la ermita, agentes especializados procedieron a retirar la olla y a comprobarla y constataron que la amenaza era falsa al no existir bomba alguna.

La policía judicial de la Guardia Civil se encargó de la investigación y las primeras pesquisas llevaron a una mujer que al principio lo negó todo, si bien ante las evidencias se procedió a su detención y a imputarle un delito contra la seguridad colectiva.

Las diligencias instruidas junto con la detenida han sido puestas a disposición del Juzgado de Guardia e Instrucción número 2 de La Palma del Condado.

Hacia las 03:00 horas la Junta de Directiva de la Hermandad Matriz de Almonte procedió a la reapertura del Santuario continuando la celebración.