sábado, 19 septiembre 2020 18:03

Las acusaciones del Arena esperan ratificar que no se cambió el nivel del evento

Abdón Núñez, el letrado de la familia de Belén Langdon, lo ha avanzado antes de la declaración como testigo del mando policial Emilio Rodríguez Corral, el superior de la jefa de la Unidad de Moncloa-Aravaca, Cándida Jiménez, encargada del dispositivo policial en el evento.

“Si Rodríguez Corral mantiene la teoría de que hubo un cambio de nivel de riesgo, no tendremos más remedio que imputarle por falsedad en documento público”, en una pieza separada en la que se atribuye este presunto delito a la cúpula de la Policía Municipal, ha adelantado Núñez.

La ausencia de cambio de nivel pone de manifiesto “la falta de preparación absoluta” del evento por parte del Ayuntamiento de Madrid, según el representante legal de la familia Langdon.

“Hubo un botellón y mucha gente que había estado consumiendo alcohol fuera del recinto entró bebida a la fiesta”, ha subrayado Núñez, quien ha indicado que si hubiera habido agentes de la Policía Municipal en el interior del recinto, se hubieran dado cuenta del sobreaforo y no hubiera entrado tanta gente.

El abogado de la familia Langdon ha estimado que “si se hubiera controlado el aforo por parte de la Policía Municipal, la tragedia no hubiera ocurrido”.

Por su parte, el letrado del Ayuntamiento de Madrid, Luis Rodríguez Ramos, ha destacado que Rodríguez Corral podrá aclarar la conversación que tuvo con la responsable del dispositivo policial Cándida Jiménez en la que le dijo “arréglatelas como puedas”.

Rodríguez Ramos ha manifestado que todo lo que se refiere a la Policía Municipal es “irrelevante” en este procedimiento y está orientado a conseguir “unos efectos colaterales” dentro de la Policía Local que “no tienen nada que ver” con el proceso penal.