miércoles, 30 septiembre 2020 1:43

El juez cita a losforenses sobre la muerte de 2 bebés hallados en un congelador en Pilas (Sevilla)

La declaración de los dos forenses, que se realizará mediante videoconferencia entre Sevilla y el juzgado de Sanlúcar la Mayor (Sevilla), se producirá pese a que los expertos no han entregado aún su informe definitivo sobre las dos muertes, para el que están a la espera de los resultados del Instituto Nacional de Toxicología.

Los cuerpos fueron hallados en noviembre de 2012 en sendos congeladores de una vivienda de Pilas y desde entonces cumple prisión incondicional por estos hechos la madre de los bebés, Sara L.H., de 34 años.

La autopsia del primer bebé, hallado el 9 de noviembre, determinó que falleció asfixiado, mientras que el segundo, que también era un varón, fue hallado el 27 de noviembre y su autopsia resultó más difícil ya que llevaba más tiempo congelado y estaba más deteriorado.

La madre declaró al juez que sólo recuerda el parto de uno de ellos, ocurrido el 25 de junio del 2011, que fue muy rápido, se produjo en la bañera a la segunda o tercera contracción y mientras sus otros dos hijos, de 11 y 14 años, habían salido a jugar a la calle.

Sara aseguró al juez que el bebé nació muerto porque “no respiraba, no lloraba ni se movía” y lo congeló porque “le parecía mal tirarlo a un contenedor” y “le costaba desprenderse de él y no quería olvidarlo”, según las fuentes.

La madre no acudió nunca al ginecólogo, dio a luz sola y sin ayuda poco después de las 10 de la mañana, cuando notó un dolor de espalda y “a la segunda o tercera contracción nació el niño”.

La mujer aseguró al juez que el parto fue en la bañera y que no recuerda haber cortado el cordón umbilical pero sí haberlo presionado para que no sangrara, y que al poco tiempo ella misma expulsó la placenta y estuvo sangrando un rato hasta que la hemorragia se detuvo.

Respecto al segundo bebé, los investigadores creen que el parto se produjo antes del ocurrido en junio del 2011.

A poco de ingresar en la cárcel, la madre dio a luz el 30 de noviembre de 2012 a su quinto hijo, una niña cuya tutela fue otorgada al padre, al igual que la de los otros dos hijos de la pareja.