Compartir

Un portavoz del juzgado ante el que Jiménez compareció el domingo indicó a periodistas que el canciller de Honduras durante la administración de Manuel Zelaya (derrocado el 28 de junio de 2009), deberá presentarse periódicamente a firmar un libro de control y estar bajo el cuidado de su apoderado legal.

Además, “no podrá salir del país”, añadió el informante, que indicó que, según el expediente, Jiménez había ingerido bebidas alcohólicas cuando fue requerido por policías, en horas de la noche del sábado.

Jiménez, quien cuando fue canciller, en diciembre de 2007, tuvo un incidente violento con la policía al ser requerido por conducir en estado de ebriedad, admitió que el sábado “andaba un poco tomado” al ser requerido por los agentes.

“Estaba tocando la puerta de la casa de una doctora amiga mía, andaba un poco tomado, pero realmente no andaba tomado”, indicó el exfuncionario, de profesión abogado, al explicar sobre su detención por portar una pistola, de la que dijo que no sabía de qué tipo es.

Agregó que el arma le fue proporcionada por las Fuerzas Armadas cuando era alto funcionario y que “los papeles los están tramitando ahora”.

El excanciller no explicó cómo es que cuatro años después que dejó de ser funcionario está tramitando los documentos para portar esa arma que le fue requerida.