Compartir

La primera operación se desarrolló el pasado lunes, cuando se detuvo a un español de 36 años procedente de Bogotá (Colombia) que llevaba en su equipaje 20 bolsas de caramelos que, tras las pruebas pertinentes, resultaron contener cocaína.

Poco después de esta primera intervención, tras la llegada de un vuelo desde Venezuela los agentes detectaron dos maletas que no fueron recogidas y que, después de pasar por el escáner y proceder a su apertura, comprobaron que contenían 44 envoltorios con un kilogramo de cocaína cada uno.

Asimismo, ese mismo día detuvieron a un colombiano después de que la Guardia Civil localizara en su equipaje catorce botes de crema cosmética, a los que se les había practicado un doble fondo y que contenían 1.050 gramos de cocaína.

Los dos detenidos fueron puestos a disposición judicial.