Compartir

El inspector de la Policía Provincial de Québec (PPQ), Michel Forget, confirmó hoy durante una rueda de prensa que las autoridades siguen considerando que la cifra total de muertos del accidente que se produjo el pasado 6 de julio es de 50.

El desastre se produjo cuando un tren cargado con petróleo y sin maquinista de la compañía Montreal, Maine & Atlantic Railway (MMA) descarriló en el centro de la localidad de Lac-Mégantic, a unos 250 kilómetros al este de Montreal.

Tras el descarrilamiento, varios vagones cisternas del convoy estallaron en llamas, destruyendo decenas de edificios y consumiendo el centro de la localidad de 6.000 habitantes.

Las autoridades canadienses siguen investigando las causas del accidente pero el presidente de la compañía propietaria de MMA, Ed Burkhardt, acusó al maquinista del tren de provocar el desastre por no colocar todos los frenos de manos del convoy.

Tras el accidente se supo que el historial de seguridad de MMA, que es una compañía estadounidense, es peor que la media de las compañías de Canadá o Estados Unidos.

Precisamente, un tren descarriló hoy a unos 65 kilómetros al este de Montreal en una línea férrea perteneciente a MMA.

El accidente, que ha sido calificado como “menor”, se produce 24 horas después de que MMA confirmara que ha despedido a una cuarta parte de sus trabajadores, 19 empleados, en Québec.

Los sindicatos denunciaron que los despidos añaden más cuestiones sobre la seguridad de los servicios de MMA.

También hoy, la alcaldesa de Lac-Mégantic, Colette Roy-Laroche, dijo durante una rueda de prensa que el presidente estadounidense, Barack Obama, ofreció sus condolencias por el accidente que ha devastado la pequeña localidad turística.

“Lo aprecio mucho”, dijo Roy-Laroche.