Quantcast

Magistrado guatemalteco dice que no interferirá para proteger a su hijo detenido

“Yo creo en la justicia y considero que (los tribunales) deben resolver (el asunto), sin que yo intervenga”, dijo Barrientos en escuetas declaraciones a los periodistas.

Agregó que desconocía que su hijo era investigado por las autoridades y se limitó a indicar que lo apoyará “como su padre” que es.

Barrientos Aguilar fue capturado este miércoles junto a otras diez personas acusadas por la Fiscalía de integrar una “estructura criminal dedicada a la trata de personas con fines de explotación sexual”.

Seis de los detenidos, entre ellos tres mujeres, son señalados de los delitos de asociación ilícita y trata de personas por supuestamente integrar la estructura que contactaba a las adolescentes y ofrecía los servicios sexuales de estas por medio de catálogos.

Los otros cinco detenidos, entre ellos Barrientos Aguilar, son acusados del delito de actividades remuneradas con personas menores de edad, por requerir de los “servicios” sexuales ofrecidos por ese grupo delictivo.

Según las investigaciones de la Fiscalía, los “clientes” de esa organización pagaban entre 100 y 250 dólares por tener relaciones sexuales con las adolescentes de entre 13 y 17 años.

Las capturas se registraron en regiones de la costa sur del país luego de una orden judicial emitida por el Juzgado A de Mayor Riesgo, el cual es presidido por la jueza Carol Patricia Flores, tras una investigación de la Fiscalía iniciada hace un año.

Por su parte, la vicepresidenta del país, Roxana Baldetti, dijo a los periodistas que la Secretaría Contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas, la cual dirige su despacho, investigaba a Barrientos Aguilar por “seis casos diferentes” de abuso de menores.

La Fiscalía pidió que “para evitar la revictimización de las menores de edad en su comunidad”, el caso fuera conocido por un Juzgado de Mayor Riesgo de la capital.

Comentarios de Facebook