Compartir

Durante una entrevista con la radio local Sonora es la Noticia (SN), el mandatario dijo que el detenido ha sido identificado como Francisco Trinidad Castillo Villatoro, alias “El Cebo” o “El Carnicero”.

Pérez Molina añadió que la captura se registró en el departamento noroccidental de Huehuetenango, donde el domingo fueron capturadas otras 9 personas también vinculadas con el asesinato de los ocho policías en el municipio de Salcajá, Quetzaltenango.

“Hoy precisamente en la mañana fue capturado el presunto responsable de haber asesinado al subinspector (César García). Es triste decirlo, no solo fue asesinado sino descuartizado”, anotó.

“Es un éxito importante, es una estructura que por años estuvo funcionando allá (en Huehuetenango)”, señaló.

El jefe de Estado aseguró que la estructura también es la responsable del asesinato de otros cuatro policías, de una fiscal y de una trabajadora de la Secretaría de Obras Sociales de la Presidencia (Sosep) este año en el noroeste de Guatemala.

“Es una estructura grande que tenía informantes por todos lados, se dedicaban al sicariato, asesinaban gente todos los días (pero la captura) es el primer paso para ir avanzando en la recuperación del territorio en Huehuetenango”, destacó.

El mandatario enfatizó que la operación para dar con la captura de los supuestos responsables de la matanza de los policías fue “verdaderamente exitosa” y valoró la cultura de denuncia de la población.

El domingo fueron detenidos durante 38 allanamientos en Huehuetenango el agente Milson Fredy García y los civiles Augusto Chavarría, alias el “Güero”, Delmar Calderón el “Gringo”, Bacilo Quib el “Bazuca”, Emerson Villatoro, María Sales, Sandra Bedolla, Ricaro Qui Huitz y Jeremías Rax.

El grupo, según el ministro de Gobernación (Interior), Mauricio López, tenían nexos con el narcotráfico, y son acusados de los delitos de asesinato, secuestro y asociación ilícita.

Durante los operativos las fuerzas de seguridad decomisaron también 15 vehículos, 5 fusiles AK-47, 21 pistolas, tolvas y municiones de diferente calibre.

La matanza es atribuida inicialmente a un grupo de narcotraficantes liderada por Aler Samayoa, alias el “Chicharra”, que supuestamente tiene nexos con el cartel mexicano de Sinaloa.

El hecho se produjo debido a que el subinspector secuestrado y posteriormente asesinado, César García, participó en un tumbe (robo) de dinero.

Los restos mortales de García fueron hallados una semana después de la matanza, cuyas investigaciones se mantienen en reserva para no entorpecerlas, según la Fiscalía.