Compartir

Días antes del robo en los hoteles uno de los miembros del grupo se alojaba para conocer horarios de los empleados, ubicación de las cajas fuertes, sistemas de seguridad, etcétera, mientras que para acceder a las empresas utilizaban el procedimiento del butrón en la pared o en el techo.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de abril cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la actividad delictiva de un grupo de personas de nacionalidad kosovar asentadas en varias provincias españolas que pudiera estar planificando robos en hoteles y polígonos industriales de Mallorca.

A mediados de mayo y a requerimiento del jefe de la organización residente en Palma el grueso del grupo se desplazó desde la península a la isla para llevar a cabo los robos durante los meses de mayor afluencia turística, encargándose el cabecilla de los gastos de alojamiento, viajes, alquiler de vehículos, información, etcétera.

El grupo también contaba con la colaboración de ciudadanos españoles que les facilitaban información sobre las medidas de seguridad y ubicación de las cajas fuertes existentes en las naves y en los establecimientos en los que posteriormente llevaban a cabo los robos.

La especialidad de la organización era el robo de cajas fuertes instaladas en habitaciones, recepción y despachos de hoteles.

Días antes del robo uno de los miembros del grupo, utilizando documentación falsa, se alojaba en el hotel para conocer horarios de los empleados, ubicación de las cajas fuertes en habitaciones y despachos, localización de cámaras y sistemas de seguridad, etcétera, información que trasladaba al grupo operativo para llevar a cabo el robo con garantía de éxito.

En alguno de estos hechos el integrante del grupo que ya llevaba días hospedado en el hotel se ganaba la confianza de empleados y con gran habilidad se encargaba de distraerles en recepción para que se ausentasen de su puesto, momento que los otros miembros de la banda aprovechaban para realizar los robos.

Para los desplazamientos por la isla la red empleaba vehículos que alquilaba formalizando los contratos con documentación falsa.

Con ocasión de las detenciones y los registros domiciliarios practicados en la fase de explotación, los agentes intervinieron diverso material empleado en los robos, como transmisores portátiles, herramientas, pasamontañas, guantes, sistemas electrónicos e informáticos, documentos de identidad falsos, etcétera.

La operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Torrevieja, ha sido llevada a cabo por agentes de los equipos contra el crimen organizado de la Unidad Central Operativa de Baleares y Alicante apoyados por los de la Comandancia de la Guardia Civil de Palma.