sábado, 15 agosto 2020 16:44

Hallan en Melilla a un inmigrante escondido de forma “inverosímil” en un capó

Según ha informado en una nota la Guardia Civil, el conductor del vehículo ha sido detenido e ingresado en prisión como presunto autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, ya que se puso en riesgo cierto “sin ningún género de dudas” la integridad física del inmigrante.

Los hechos ocurrieron el jueves en el puerto de Melilla, durante el registro selectivo de vehículos, cuando los agentes interceptaron una furgoneta de matrícula francesa ocupada únicamente por su conductor, un marroquí con residencia legal en Francia cuyo nombre corresponde a las iniciales R.R.

Aunque en un primer reconocimiento superficial los agentes no hallaron nada anormal en el vehículo, un detalle de interés policial les llevó a requerir al conductor que abriera el capó de la furgoneta, donde descubrieron “de forma inverosímil” a una persona oculta a la que solamente se le veían las piernas.

Se trataba de un joven de 25 años, indocumentado y de nacionalidad marroquí, al que habían introducido completamente contorsionado por la cintura, haciendo que su cuerpo estuviese literalmente doblado a 90 grados y con la cabeza hacia abajo.

Según la Guardia Civil, para poder introducirlo en “tan infrahumano habitáculo” tuvieron que manipular y mover ciertas piezas del motor, ya que de lo contrario no hubiera cabido el cuerpo del joven, que tuvo que ser auxiliado a salir para recibir primeros auxilios, aunque no fue necesaria más asistencia médica.

El inmigrante, que se encuentra en buen estado físico, ha sido puesto a disposición judicial en calidad de testigo y entregado posteriormente al Cuerpo Nacional de Policía en aplicación de la vigente Ley de Extranjería.

La Guardia Civil ha calificado de “escabrosa” esta técnica para ocultar a los inmigrantes, además de peligrosa, por la proximidad a los gases del motor, el calor, el sistema eléctrico y las correas de transmisión.