Compartir

ROMA (Reuters) – El Vaticano dijo el viernes que ha congelado fondos pertenecientes a un alto cargo religioso implicado en una supuesta operación de blanqueo de dinero como parte de una investigación del caso y que podría extender su pesquisa a otras personas.

Monseñor Nunzio Scarano, quien tiene vínculos cercanos con el Banco del Vaticano, fue arrestado el mes pasado, acusado de planear el ingreso en Italia de millones de euros en efectivo desde Suiza para amigos ricos.

El caso fue el último de una serie de escándalos que azotan la imagen de la Iglesia Católica.

Los detalles de la investigación, como escuchas telefónicas de la policía y unas acusaciones de conspiración para meter ilegalmente el efectivo a través de las aduanas, también se han considerado un bochorno especial para el papa Francisco, quien ha centrado la misión de la Iglesia en el cuidado de los pobres desde que fue elegido en marzo.

El jefe de justicia de la diminuta ciudad estado ordenó el congelamiento de los fondos de Scarano en el Banco del Vaticano.

“Las pesquisas podrían extenderse también a otras personas”, dijo el Vaticano en un comunicado.

El banco, conocido formalmente como el Instituto para las Obras de Religión (IOR), ha designado a la consultora financiera estadounidense Promontory Financial Group para que realice una revisión de todas las cuentas potencialmente afectadas y estaba cooperando con la investigación, agregó.

Scarano, un antiguo alto cargo contable en la administración financiera de la Santa Sede, fue arrestado con Giovanni Zito, un agente del servicio de inteligencia italiano, y el financiero Giovanni Carenzio.

Han sido acusados de conspirar para llevar a Italia 20 millones de euros para amigos ricos de Scarano en la industria naval en la ciudad de Salerno, en el sur del país.

Aunque el Banco del Vaticano no ha estado implicado directamente en el caso, ya está implicado en otra investigación sobre supuesto blanqueo de dinero.

Scarano, quien actualmente está detenido en una cárcel de Roma, está bajo investigación en otra causa vinculada con sus cuentas en el Banco del Vaticano.

Dos de los principales directivos del IOR dimitieron a principios de este mes como consecuencia del arresto de Scarano y los fiscales están considerando enviar a juicio a ambos, el ex director Paolo Cipriani y el exvicedirector Massimo Tulli.